Evaluando la comunicación en LatAm

Imagen tomada de: http://bit.ly/1nJgMhd

Imagen tomada de: http://bit.ly/1nJgMhd

¿Puede la comunicación favorecer la cohesión social, la economía y la innovación e inclusión de una comunidad en la era global? La respuesta no es solo positiva sino necesaria en una región diversa y heterogénea como América Latina.

La realidad de la comunicación en los países latinoamericanos es muy variada dadas las diferentes características políticas, sociales y económicas de cada una de sus naciones y, cada vez son más las empresas e instituciones que ven en ella un factor estratégico para atraer negocio, posicionar la marca región, dimensionarse y relacionarse con sus stakeholders.

La Secretaria General Iberoamericana (SEGIB) ha anunciado recientemente la puesta en marcha del Canal de Televisión Iberoamericano: “Señal que nos une”, un nuevo medio para dar a conocer la pluralidad de la región. Una buena razón para recordar la importancia de la comunicación en la consolidación de las sociedades. “El valor de la comunicación en las sociedades modernas es tal que ninguna empresa u organización puede permitirse el lujo de descuidar su forma de comunicar”, explicaba el presidente Mariano Rajoy, en su intervención en el Foro Mundial de la Comunicación, celebrado a finales de 2014 en España.

En este escenario, la comunicación cobra protagonismo y debe ser entendida como un valor en alza para contribuir en la conducción proyectiva tanto de organizaciones y regiones. El rol del profesional de la comunicación es clave al servicio del negocio de las compañías, instituciones y países al mismo nivel que otras áreas como pueden ser logística, el área comercial o de producción.

En EE.UU., por ejemplo, el sector de la comunicación presenta un crecimiento sostenido. Según destaca el último informe Dircom “Esta tendencia al alza se observa en todo tipo de organizaciones y sectores económicos. Como consecuencia de este crecimiento, se demandan cada vez más profesionales cualificados en el campo de la gestión de relaciones públicas y comunicación, sin embargo, la oferta de expertos en esta materia no es suficiente para satisfacer la demanda”.

La publicación Occupational Outlook Handbook (2014-15) de la Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU. tiene registrados 229.100 especialistas de la gestión de relaciones públicas y comunicación y, calcula una previsión de crecimiento en el sector del 12% entre los años 2012 y 2022, lo cual se traduce en 27.400 nuevos puestos de trabajo al final de dicho periodo.

Según recoge el informe de DIRCOM, la comunicación en Europa también evoluciona e incrementa su importancia en las empresas, adquiriendo mayor carácter estratégico y, en África el papel de la comunicación va a acrecentarse de forma notable en los próximos años a medida que se consolide el desarrollo económico y la estabilidad política de gran parte de los países que la conforman. “Para lograrlo, debe producirse simultáneamente un desarrollo global en todos los ámbitos de la comunicación y de la profesión: desde la formación de los profesionales hasta la creación de un marco regulatorio que la sustente”.

América Latina no puede quedarse atrás. La comunicación debe ponerse en valor como un sector económico cada vez más pujante y dinámico, con capacidad de unir valores culturales, económicos y sociales y proyectarlos al exterior. Mas medios y mayor reconocimiento del papel del comunicador (a escala tanto periodística como de la aportación de los profesionales de la comunicación al mundo empresarial) constituyen un desafío regional.

De interés: http://www.dircom.org/images/Dircom-Anuario-2014.pdf