Mujeres…discriminación positiva y futuro

Hoy, ya lo sabéis, se celebra el Día Internacional de la Mujer. Fue establecido por la ONU en 1975, con la finalidad de demandar la igualdad para la mujer trabajadora en el contexto de la revolución industrial. Actualmente en este día, somos foco de las noticias que plasman el papel de la mujer en la sociedad, cómo hemos cambiado, entre otras cosas, incorporándonos cada vez más al mundo laboral, aunque sin igualdad salarial aún y con la discriminación positiva como bandera para decir que se reconocen oportunidades y derechos.

Estas líneas van dedicadas a mujeres ¡sí señoras!  Trabajadoras desde el hogar, asumiendo rol de madres, maestras de los hijos, profesionales capaces de hacer más de una tarea a la vez, planificadoras de las familias…No es que sea una feminista implacable, pero no hay un día internacional de los hombres así que esta va por nosotras! ¿Por qué no reconocer lo que hemos sido capaces de lograr y sobre todo dibujar nuestro papel en el futuro?

Situándome en mi origen Iberoamericano, en el 90% de los casos la mujer se ha dedicado históricamente a la familia, indudablemente la mayor de las tareas porque entregarse a los hijos, mantener una casa en orden, tener conocimientos de ahorro y gasto y sí… también tener tiempo para mimar al marido; requiere desarrollar muchas destrezas. ¿Qué es lo que hemos logrado los últimos años? Pues revelarnos, hacernos ver y valorar. Hasta aquí no hay novedad.

La pregunta clave es ¿cómo planificamos el futuro para vivir mejor? Para algunas, se requiere igualdad salarial, otras se sentirán identificadas con la independencia y, las que como yo, también analizamos tener una edad… nos preocupan las pensiones, los números, señoras.

Todavía las mujeres no hemos desarrollado la capacidad de ahorro que nuestros contrarios; el porcentaje de ahorradores es muy diferencial entre hombres  y mujeres. Encima en España, el quebradero de cabeza del Estado – con un país de viejos – en el que cada tres personas mantenemos a un jubilado; nos genera un futuro incierto.

No dejemos de lado más estadísticas reveladoras que nos permiten dibujar el porvenir:

> En 2016, el número de matrimonios disminuyó un 2,7% respecto al mismo periodo del año anterior; aumentaron las separaciones y divorcios (La edad media de las mujeres fue de 44 años y  el 70% de las veces los hijos de padres separados o divorciados residen con sus madres).

> Por otra parte, el registro del INE señala que las mujeres tienen mayor esperanza de vida, como consecuencia de una mortalidad masculina más elevada debida a factores biológicos, estilos de vida y conductas de riesgo.

> Según las proyecciones del mismo organismo, la esperanza de vida al nacimiento alcanzaría los 84 años en los hombres y los 88,7 en las mujeres en el año 2029.

Sigo con la carrera de datos… pero porque tenemos que plantearnos el futuro económico, ¿cómo asegurarlo?

Estadísticamente la sensación de que la cantidad a recibir en la jubilación no permitirá vivir sin aprietos es mayor entre las mujeres, eso lo dice el INE. Revisando un reciente informe del BBVA. Las pensiones y los hábitos de ahorro en España, los hombres buscan en mayor medida información sobre cómo ahorrar o donde invertir a través de foros y redes, mientras que nosotras recurrimos más a amigos y familiares.  Algo tendremos que cambiar, quizá apostando por formación en inversiones y asesoramiento financiero.

Para ahorrar e invertir necesitamos orientación financiera. Hay que asesorarse para saber cómo elaborar un plan de inversión, perseguir unos objetivos de rentabilidad e incluso, tener claro qué criterios seguir para la selección de un asesor financiero que nos ayude a planificar el ahorro y conocer la diversidad de productos de inversión.

Como hablamos de mujeres… os recomiendo seguir a influencers dotadas de buenos conocimientos en materia de inversiones. Si no tenéis nombres…os proporciono algunos: María  Vázquez, Gadea de la Viuda, María Muñoz, esta última amante de la cocina y la inversión. Si no sabéis por dónde empezar…pues seguir a instituciones especializadas en formación y finanzas como el IEB con su Observatorio del Ahorro, siempre es un buen comienzo.

Yo claramente, estoy aprendiendo así que os sugiero analizar claves que hay que tener en cuenta para buscar asesoramiento y no morir en el intento, como las que da también EFPA en un estudio pionero sobre Nuevos Modelos de Negocio en el asesoramiento financiero.

Ahorrar podría ser visto como una cuestión de actitud para monetizar nuestro porvenir y, si el índice de riqueza de las mujeres progresa significativamente, indudablemente nuestra visión a largo plazo será acaparar más flashes y portadas, no solo en el mes de marzo celebrando el Día Internacional de la Mujer. ¡Brindo por ello!