Colombia: lecciones de un equipo que baila fútbol

El mundo conoce a Carlos Valderrama porque hasta ahora había sido el mejor jugador de fútbol de la historia de Colombia. En el Mundial de Brasil 2014, otro colombiano hace historia: James Rodríguez, uno de los jugadores que lleva a la selección suramericana a ‘Estar en la zona’, un estado de gracia en el que los deportistas logran el máximo rendimiento.

Recientemente, un gran periodista lo recordaba explicando el fracaso de La Roja http://goo.gl/ILFjkD y, hoy lo retomo para visualizar otro estado, el del compromiso mostrado por el equipo amarillo colombiano.

El concepto ‘estar en la zona’ lo creó el sociólogo Mihaly Csikszentmihalyi en su libro Flow in Sports. Se puede definir como ‘alta concentración con alto grado de motivación’.
“El mejor activo de la selección colombiana de fútbol en lo que va del Mundial es su equilibrio”, definió su entrenador José Pekerman.

Ese equilibrio es fruto del trabajo en equipo con un líder que motiva, que exige pero enseña; que hace de la humildad, del esfuerzo y concentración de sus jugadores en el campo, un baluarte y que no se duerme ante el futuro. A Pekerman le preocupa ese futuro porque reconoce que hay otros liderazgos, razón por la que hay que seguir demostrando valor. Esa es la gran lección.

image

Ahora, frente al siguiente reto “Colombia vs Brasil”, el seleccionador de Colombia aseguró que “un equipo con menores individualidades como el de Colombia ante Brasil puede compensar al otro con juego en conjunto y técnico”.

“En este nivel hay muchas situaciones que se equilibran y por eso hay que tener a los jugadores concentrados, con su rol muy claros y no regalar espacios. A veces un equipo con mucho potencial que no encuentra el resultado y tiene necesidad de ganar, no puede jugar brillantemente”, aseguró al anticipar parte de su estrategia para el partido de cuartos.

Imagen:CMD

Imagen:CMD

James, el 10 colombiano ya fue nombrado por la FIFA como el mejor jugador de la primera fase con una nota casi de matrícula de honor: 9,79. En el partido contra Uruguay, bautizado como el Maracanazo 2014, James selló la clasificación para cuartos de final. Para enmarcarlo!

Pekerman explica que “Colombia no puede ser visto como una sorpresa en el Mundial debido a que realizó una gran eliminatoria sudamericana, con resultados históricos y un importante saldo de goles”.

La emoción de un país en imágenes

image imageimage

Colombia se la juega: fútbol, elecciones y paz

¿Por qué el fútbol levanta pasiones?, ¿Qué tienen en común el fútbol y la política? En ambos casos tienes que elegir, tomar partido, identificarte con valores, sentimientos, colores y emociones.

El gran Pacho Maturana decía: “Se juega como se vive”; con “ganas de luchar”, el desafío del día a día es mostrar capacidad de dar lo mejor de sí mismo, compromiso y aportar bienestar a los demás (familia, amigos, grupo de trabajo…etc.), sufrir por nuestras pasiones para obtener satisfacción personal.

Una de las grandes Lecciones del escritor español Lorenzo Silva, a propósito del fútbol y que se puede aplicar a la política “no responsabilices de tus fracasos, jamás, a otro antes que a ti mismo. Ni siquiera aunque tengas pretextos. No cargues contra los árbitros, aunque te parecieran adversos; no despotriques contra el rival, aunque la fortuna haya estado de su parte; no mires al cielo para quejarte de que en el momento decisivo no decidiera inclinar la balanza de tu lado sino del contrario. Siempre pudiste hacer más, hacerlo mejor. Hazte dueño de tus derrotas, porque ellas, algún día, servirán para hacerte dueño de tus triunfos; si es que está en tu mano, tu condición y finalmente tu suerte llegar a alcanzarlos”.

Los colombianos nos la jugamos este fin de semana: mañana en el Belo Horizonte, millones de personas vibrarán con el talento colombiano en su debut mundialista contra Grecia. Mark Geiger, estadounidense, será el juez central del primer partido. El domingo, en las urnas ¡El partido es nuestro! En el Zuluaga vs Santos nuestra decisión es la que pesará en las mesas electorales. Cada colombiano será juez y parte.

La abstención fue la reina de la primera vuelta: Solo 13,2 millones de ciudadanos de los cerca de 33 millones habilitados acudimos a las urnas. Ahora, el futuro depende de nosotros. No dejemos que la abstención gane de penalti, decidamos entre aparcar 50 años de violencia o enterrarnos en el pasado. Hay que mojarse, jugamos nuestro mejor partido.

Es conocida la frase del ex presidente Álvaro Uribe Vélez “Trabajar,trabajar y trabajar”. Está claro que es un fanático de la política tanto como los más de mil millones de personas que no faltaron a la cita, frente al televisor, en la inauguración del mundial de fútbol 2014 y como los jugadores que sudan la camiseta estos días por representar con orgullo la patria. Pero…entre emociones y vencedores, yo sueño con la copa de la paz, el renacer de ¡mi Colombia! Esa que ha crecido por encima del 4%.

Según el FMI, Colombia seguirá con “avances en la generación de puestos de trabajo”, con una tasa de desempleo bajando del 9%, reduciendo la pobreza y generando prosperidad económica y social; seguridad jurídica, oportunidades de inversión. Según el DANE, la pobreza bajó entre el año 2012 y el año 2013 del 32.7% al 30.6%. El desafío es aún social: educación, sanidad, competitividad; infraestructuras… tenemos trazado el camino.

“Aquí yo no vine a hacer amigos”, dijo un día el actor colombiano Jaider Villa. Lo suscribo. Mi intención es contagiar emoción para el domingo en las urnas, que nos supere tanto y más que en el primer partido de Colombia en el Mundial ó como en el Minuto de Dios, aquel tradicional programa que nos marcó,  digo pensando en el domingo “Dios mío en tus manos colocamos este día que ya pasó y la noche que llega” una frase con la que muchos colombianos crecimos.

Brasil en los ojos del mundo

image

La Copa del Mundo sitúa a Brasil en el foco de las noticias. El país con sus 200 millones de habitantes, espera más de medio millón de turistas extranjeros y unos 3 millones de brasileños que se desplazarán a las 12 ciudades sede del torneo.

Dilma Rousseff, Presidenta de Brasil, ha señalado: “Somos un país democrático y vamos a respetar el derecho de las personas a manifestarse. Sin embargo, no tendremos la menor tolerancia con quien crea que puede cometer actos de vandalismo o impedir el derecho de la mayoría de disfrutar la Copa del Mundo”.

La presidenta aspira a ser reelegida en octubre y tiene que demostrar que en Brasil no sólo se jugarán grandes partidos, el mundo le pondrá nota a las infraestructuras, la seguridad, la situación económica y social. Demostrar que Brasil no es una burbuja! El duelo al que se enfrenta Rousseff es el desafío de su propia gente.

Es el Mundial del desarrollo y las mejores claves las da Econamericano aquí: http://goo.gl/Lp0eY2