México y Costa Rica lideran el ranking de trabajo hora/año, OCDE

México encabeza la clasificación de países de la OCDE donde más se trabaja por hora, con un total de 2.228 horas al año por empleado; según el último informe de la institución “Employment Outlook 2015″.1436429663_457877_1436432945_sumario_normal

Los siguientes países de la lista son Costa Rica, con 2.216 horas y el tercer país latinoamericano perteneciente a la OCDE, Chile, se sitúa también entre los primeros puestos, aunque por primera vez su jornada media anual cae por debajo de las 2.000 horas.

Del informe se desprende que América Latina es na región con países de largas jornadas laborales, no obstante con una productividad relativamente baja por hora trabajada.

Respecto a Europa, las cifras indican que el país donde los empleados trabajan más horas es Grecia y el que menos, Alemania. La diferencia entre ambos: 671 horas. En el otro extremo, los países en los que menos horas al año se trabajan son principalmente los del centro y norte de Europa. En cinco países se trabaja menos de 1.500 horas al año de media: Francia, Dinamarca, Noruega, Holanda y Alemania. Son países con alta productividad, con mayor presencia de la industria en la economía.

La OCDE sostiene que si bien el desempleo ha seguido una trayectoria descendiente en la mayoría de los países tras la crisis, cerca de la mitad del aumento de prestaciones de desempleo causada por éste aún persiste. La organización hace un llamado a los países a generar marcos de políticas que tengan como foco mantener motivados a las personas que buscan empleo y destaca que no basta sólo prestar atención a la cantidad de nuevos empleos, sino que también a la calidad de estos.

Te invito a leer el informe en http://goo.gl/etIVUE

Kreatopolis en América Latina

¿Cómo podemos convertir las ciudades emergentes de América Latina y el Caribe en ciudades que atraigan a los creativos de la región?

Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) “Las grandes ciudades de la región están empezando a posicionar la industria de la creación de ideas porque han entendido el gran impacto que ésta tiene sobre los indicadores de competitividad y generación de empleo”. Es momento de innovar en las ciudades emergentes.

A través de “La Economía Naranja”, publicación del BID, “América Latina y el Caribe tienen la capacidad de proveer 107 millones de empleos a jóvenes talentosos en el campo de la economía creativa”. Hoy en día las oportunidades en esta industria se han establecido principalmente en las ciudades mega (Bogotá, Buenos Aires, Sao Pablo, Lima, Santiago) por que es allí dónde se concentra la principal demanda de estos productos y servicios.

Te invito a conocer la visión del Banco Interamericano de Desarrollo a través de este enlace: http://goo.gl/dMUYyu

El empleo, en plena mutación y…¿en LatAm?

El mundo del trabajo está cambiando profundamente, en un momento en que la economía mundial no está creando un número suficiente de puestos de trabajo. La Organización Internacional del Trabajo (OIT), en su último informe World Employment and Social Outlook: Trends 2015 ha estimado que el desempleo mundial en 2014 se elevó a 201 millones de personas, cifra que rebasó en 30 millones el volumen de desempleo que había antes del inicio de la crisis global, en 2008.

empleo

Tras un período de mejores resultados en comparación con la media global, la situación se está deteriorando en algunas regiones y economías de ingresos medianos y en desarrollo, como América Latina y el Caribe, China, Federación de Rusia y algunos países árabes.

Según la OIT,  “En la mayoría de esos países, se prevé que el subempleo y el empleo informal se mantengan altos durante los próximos cinco años. La considerable caída de los precios del petróleo que ha continuado a principios de 2015, de mantenerse, mejorará algo las perspectivas de empleo en los países importadores. No obstante, es poco probable que compense las repercusiones de una recuperación todavía frágil y desigual que no favorecerá a los exportadores de petróleo”.

El informe Perspectivas Sociales y del Empleo en el Mundo 2015, muestra que, en los países de los cuales se dispone de datos (que abarcan 84 por ciento de la población activa del mundo), más de 60 por ciento de todos los trabajadores carece de cualquier tipo de contrato de trabajo; la mayoría de ellos están empleados en trabajos por cuenta propia o como trabajadores familiares auxiliares en el mundo en desarrollo. Sin embargo, aún entre los trabajadores asalariados, menos de la mitad (42 por ciento) tiene un contrato permanente.

 

El informe revela que las perspectivas laborales en el mundo empeorarán durante los próximos cinco años

En 2014 más de 201 millones de personas estaban desempleadas, 31 millones más que antes de que irrumpiese la crisis global. La OIT prevé asimismo que “el desempleo mundial aumente en 3 millones de personas en 2015 y en 8 millones durante los siguientes cuatro años”.

La brecha mundial de empleo, que mide el número de puestos de trabajo perdidos desde el inicio de la crisis, se sitúa, hoy, en 61 millones de personas. Si se incluye a las personas que se incorporarán al mercado de trabajo durante los próximos cinco años, para colmar la brecha en el empleo que ha generado la crisis será preciso crear 280 millones de empleos nuevos para 2019, pronostica.

Los jóvenes, en particular las mujeres jóvenes, siguen viéndose afectadas por el desempleo de manera desproporcionada. En 2014, cerca de 74 millones de personas (de entre 15 y 24 años) buscaban trabajo. La tasa de desempleo de los jóvenes casi triplica la de los adultos. El aumento del desempleo de los jóvenes es común a todas las regiones y prevalece a pesar de la mejora del nivel de educación, lo que fomenta el malestar social. 27 millones de jóvenes trabajan de manera informal en LatAm.

En América Latina y el Caribe se estima que un promedio de 56 millones, de 108 millones de jóvenes entre 15 y 24 años, tienen un empleo o lo están buscando de manera activa.  Según indica la OIT, entre estos jóvenes la tasa de desempleo alcanza el 13,3 por ciento en el promedio regional, el triple que la de los adultos. “Se estima que más de siete millones de jóvenes no logran conseguir empleo, lo cual equivale al 40 por ciento del total de desocupados en la región”.

En las economías emergentes y en desarrollo, la tendencia histórica hacia la extensión del empleo asalariado se está ralentizando. Además, en la mayoría de los países en desarrollo, la proporción del empleo en la economía informal y en el trabajo familiar no remunerado sigue siendo persistentemente alta. Las mujeres constituyen una parte desproporcionadamente alta de las personas ocupadas en modalidades de empleo asalariado temporal o a tiempo parcial.

Debido a esta transformación en las relaciones de empleo, la OIT señala que “hacen falta políticas que amplíen y desarrollen la cobertura de la protección social”.  Varios países han logrado progresos sustanciales al respecto y sus experiencias podrían servir de modelo para avanzar en este campo. Por ejemplo,en Argentina, Brasil, China y Sudáfrica, la adopción de modalidades innovadoras de protección social ha ayudado a mejorar la seguridad del ingreso de los trabajadores en situaciones de empleo vulnerable.

En este sentido, Brasil, Argentina y Uruguay han podido generar más oportunidades de empleo en los últimos años, como resultado del crecimiento económico y las políticas macroeconómicas, o formalizando el empleo informal a través de un número de esquemas innovadores.

El informe destaca además donde es más probable conseguir un contrato indefinido en la región, situándose como los mejores países Bolivia y Perú mientras Chile, México, Colombia y Panamá están en las últimas posiciones del ranking.