Colombia se la juega: fútbol, elecciones y paz

¿Por qué el fútbol levanta pasiones?, ¿Qué tienen en común el fútbol y la política? En ambos casos tienes que elegir, tomar partido, identificarte con valores, sentimientos, colores y emociones.

El gran Pacho Maturana decía: “Se juega como se vive”; con “ganas de luchar”, el desafío del día a día es mostrar capacidad de dar lo mejor de sí mismo, compromiso y aportar bienestar a los demás (familia, amigos, grupo de trabajo…etc.), sufrir por nuestras pasiones para obtener satisfacción personal.

Una de las grandes Lecciones del escritor español Lorenzo Silva, a propósito del fútbol y que se puede aplicar a la política “no responsabilices de tus fracasos, jamás, a otro antes que a ti mismo. Ni siquiera aunque tengas pretextos. No cargues contra los árbitros, aunque te parecieran adversos; no despotriques contra el rival, aunque la fortuna haya estado de su parte; no mires al cielo para quejarte de que en el momento decisivo no decidiera inclinar la balanza de tu lado sino del contrario. Siempre pudiste hacer más, hacerlo mejor. Hazte dueño de tus derrotas, porque ellas, algún día, servirán para hacerte dueño de tus triunfos; si es que está en tu mano, tu condición y finalmente tu suerte llegar a alcanzarlos”.

Los colombianos nos la jugamos este fin de semana: mañana en el Belo Horizonte, millones de personas vibrarán con el talento colombiano en su debut mundialista contra Grecia. Mark Geiger, estadounidense, será el juez central del primer partido. El domingo, en las urnas ¡El partido es nuestro! En el Zuluaga vs Santos nuestra decisión es la que pesará en las mesas electorales. Cada colombiano será juez y parte.

La abstención fue la reina de la primera vuelta: Solo 13,2 millones de ciudadanos de los cerca de 33 millones habilitados acudimos a las urnas. Ahora, el futuro depende de nosotros. No dejemos que la abstención gane de penalti, decidamos entre aparcar 50 años de violencia o enterrarnos en el pasado. Hay que mojarse, jugamos nuestro mejor partido.

Es conocida la frase del ex presidente Álvaro Uribe Vélez “Trabajar,trabajar y trabajar”. Está claro que es un fanático de la política tanto como los más de mil millones de personas que no faltaron a la cita, frente al televisor, en la inauguración del mundial de fútbol 2014 y como los jugadores que sudan la camiseta estos días por representar con orgullo la patria. Pero…entre emociones y vencedores, yo sueño con la copa de la paz, el renacer de ¡mi Colombia! Esa que ha crecido por encima del 4%.

Según el FMI, Colombia seguirá con “avances en la generación de puestos de trabajo”, con una tasa de desempleo bajando del 9%, reduciendo la pobreza y generando prosperidad económica y social; seguridad jurídica, oportunidades de inversión. Según el DANE, la pobreza bajó entre el año 2012 y el año 2013 del 32.7% al 30.6%. El desafío es aún social: educación, sanidad, competitividad; infraestructuras… tenemos trazado el camino.

“Aquí yo no vine a hacer amigos”, dijo un día el actor colombiano Jaider Villa. Lo suscribo. Mi intención es contagiar emoción para el domingo en las urnas, que nos supere tanto y más que en el primer partido de Colombia en el Mundial ó como en el Minuto de Dios, aquel tradicional programa que nos marcó,  digo pensando en el domingo “Dios mío en tus manos colocamos este día que ya pasó y la noche que llega” una frase con la que muchos colombianos crecimos.

Colombia, elecciones y paz

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, dio un respaldo al “anuncio histórico”: el Gobierno colombiano y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) iniciarán unas conversaciones exploratorias para un diálogo de paz. Os invito a leer el enlace de El Mundo en http://goo.gl/usqBM8

La economía colombiana puede duplicar su crecimiento en los próximos años si invertimos en la paz. Gran mensaje del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (CERAC).

“El año pasado, el producto interno bruto (PIB) de Colombia creció el 4,3% y podría haber llegado al 8,7%, es decir 4,4 puntos más, sin la existencia del conflicto armado”.  Toda la información en http://goo.gl/ApMjZn

Colombia: así avanza la campaña para el 15-J

Antanas Mockus, rival de Juan Manuel Santos en las elecciones de 2010, escribió una carta en la que resume sus argumentos para votar este 15 de Junio. Conoce todo lo que deberías saber sobe el proceso de paz http://www.kas.de/wf/doc/12888-1442-4-30.pdf
y las razones por las que una nueva generación pide el voto por La Paz, es la apuesta por Colombia http://youtu.be/YTzNTJbp1vM

Ciudadanos que piden La Paz en Colombia

Ciudadanos que piden La Paz en Colombia

LA PAZ VA EN SERIO
Carta de Antanas Mockus

Vamos a votar por Santos porque, como lo ordena el Artículo 22 de la Constitución, “La paz es un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento”. Queremos hacer valer nuestro derecho a la paz. Queremos cumplir con nuestro deber de propender al logro y mantenimiento de la paz. La Paz va en serio.

Vamos a votar por Santos para darle una oportunidad a la paz. Porque si el conflicto armado continúa, persistirán los horrores de la guerra y en particular las violaciones al derecho fundamental a la vida. Y la vida es sagrada. La Paz va en serio.

Vamos a votar por Santos, sin traicionar nuestra conciencia, para poder exigirle a su gobierno el cumplimiento pleno de sus compromisos y sus deberes de salvaguardia de nuestro derecho a la paz y a la vida. La Paz va en serio.

Vamos a votar por Santos porque la paz que busca debería permitir que la sociedad y el Estado empleen toda su atención y energía en respetar y hacer respetar los derechos fundamentales de toda la ciudadanía y en avanzar en salud, educación, justicia, seguridad ciudadana, vivienda, empleo, protección de los derechos humanos, de la infancia, de la cultura y el medio ambiente. Sin paz, las prioridades de los colombianos pasarían a un segundo plano.

Vamos a votar por Santos porque el proceso de paz que inició es serio, involucra lo aprendido y ha tenido los mayores avances en los cincuenta años de existencia de las FARC. Porque el diálogo partió de una base firme en 2012 al reconocerse la existencia de un conflicto armado en Colombia. Porque tiene reglas de juego claras y las negociaciones se restringen a cinco puntos de la mayor pertinencia. Porque los equipos del gobierno y de las FARC son ampliamente representativos y autorizados, se obligan a acordar un mecanismo de ratificación de sus acuerdos por el conjunto de la sociedad colombiana y han asumido el compromiso explícito de llegar a “la terminación del conflicto”. La Paz va en serio.

Vamos a votar por Santos porque suspender las negociaciones sería una irresponsabilidad que equivale a terminar el proceso y a perpetuar el conflicto. La experiencia de muchos países enseña que no es posible terminar una guerra sólo por la fuerza de las armas. La Paz va en serio.

Vamos a votar por Santos porque no es cierto que el proceso de paz en que está empeñado su gobierno suponga impunidad legal. En toda negociación y en todo acuerdo es indispensable hacer concesiones. En este caso es necesario que las dos partes cedan algo para obtener la paz, que es un bien superior. La vida es sagrada. La Paz va en serio.

Vamos a votar por Santos sin traicionar nuestra conciencia, porque la Paz va en serio.

Invitamos a votar el 15 de junio por el derecho y el deber de la paz y de la vida y por la democracia.

Colombia, a las urnas: S.O.S por la paz

Colombia asiste esta semana a la primera cita electoral del año: el 9 de marzo, los colombianos elegiremos al nuevo Congreso de la República (Senado, Cámara de Representantes) y Parlamento Andino. La segunda cita, será el 25 de mayo para decidir quién dirigirá el país.

Angelino Garzón. Imagen: Vanguardia.com

Angelino Garzón. Imagen: Vanguardia.com


“La ruta es consolidar a Colombia como país en progreso, con la paz y la promoción de los derechos humanos”
. Así percibe Angelino Garzón, vicepresidente de Colombia, la senda de futuro; asegurando  no obstante, que “la paz no debe estar ligada a una estrategia política porque es un derecho de todos”.

“No alcanzar un acuerdo no dañará al presidente, Juan Manuel Santos, sino a la democracia y al pueblo colombiano en su derecho a vivir tranquilo”, dijo Garzón, en el New Economy Forum, en Madrid. También hizo un llamado a la comunidad internacional para que presione a la guerrilla en la mesa de negociación, en Cuba : “Lo mejor es dialogar, que no disparar, si bien, hay que presionar a la guerrilla para llegar al acuerdo de paz”.
Razones para votar: memoria y dignidad
Hoy se abren las urnas en el exterior. En jornada de reflexión ¿qué siente un colombiano emigrante?, ¿por quién votar?, vivir lejos de casa no supone olvidar y negarse a contribuir a un futuro mejor.
Pena moral. Eso es lo que hemos sentido los colombianos -cerca o lejos – en algún  momento de nuestra vida, rememorando una enfermedad llamada violencia que nos carcome hace más de 50 años.
En 1970, el movimiento revolucionario FARC inició sus actividades con 400 hombres  y al final de 2002, estaba formado por 17.000. www.youtube.com/watch?v=mhgTCVdyUjE Ahora pierden militantes http://goo.gl/O4mPS7, pero continúan desangrando el alma de los colombianos.
Manuel Pérez Martínez (el cura Pérez) , Pedro Antonio Marín alias  Manuel Marulanda Velez – Tirofijo, Raúl Reyes,  Alfonso Cano, Jacobo Arenas, Carlos Pizarro,
Carlos Castaño, Chema Bala, Jorge 40, Mario Jiménez, Javier Montañez….nombres de guerrilleros y paracos que expoliaron a Colombia de tranquilidad, progreso y paz.
image
Colombia es el país con el mayor número de desplazados internos del mundo, existen dimensiones del desplazamiento forzado poco visibles de la realidad, en los registros oficiales, como en el caso del desplazamiento intraurbano.
La masacre del Salado, en la que las autodefensas asesinaron a más de 100 personas, sin perdonar a niños y ancianos, nos recuerda  a un pueblo fantasma. Hasta hoy sólo han retornado 730 de las 7.000 personas que lo habitaban a principios del año 2000.
El ataque a Bahía Portete, generó el más grande de los desplazamientos forzados de la población indígena Wayuu a Maracaibo. Este, un ejemplo de las siete masacres más duras que ha vivido Colombia.  http://goo.gl/zkGCk0
En primera persona
La crudeza de la guerra la hemos vivido todos, antes o después. A un hermano de mi madre lo mataron siendo profesor de escuela en uno de esos pueblos del Cesar en el que las balas de paramilitares y guerrilla conquistaron sus más grandes logros: directas a una población que no respiraba más que miedo.
A mi primo le volaron una pierna, se alistó en el ejercito y por querer defender la patria piso una mina y volvió pronto a casa. Un hermano de mi padre padece las depresiones de un secuestro que aún atormenta su alma; porque ciertamente cuando un ser humano es privado de su libertad, es humillado y torturado para siempre.  No hay tratamiento psicológico que curé un secuestro. Eso marca más allá del cautiverio, es para toda la vida.
Mi abuela padeció la angustia de los días de espera, esa tortura emocional que pagamos cuando pasan los días y no recibes la señal de la guerrilla para el intercambio de la vida de tu familiar por el dinero maldito.
En Colombia, la vacuna la hemos pagado todos y, lo peor es que aún no estamos inmunes para empezar a vivir en paz y quitarle el protagonismo a los mayores traficantes de cocaína del continente, esos valientes de la FARC, del ELN, guerrilleros de la utopía del socialismo; algunos preguntados por la ideología marxista o leninista, se quedaban cortos de palabras.
Sin embargo, acumulaban poder: de ellos solo ha sido el reino de la cocaína y con ella, han sometido a Colombia con secuestro, expropiación de tierras, asesinatos y destrucción de la naturaleza para producir su bien más preciado, la coca. Así se quedaron con la cuarta parte del país.
Es el Momento Colombia
Ya es hora de abrir la puerta ¿algún colombiano ha podido abrirla todos estos años sin sentirse preso en su propia casa?, cada familia en una celda, bajo llave y con miedo a salir de casa a visitar un pueblo porque en medio de la carretera se aparecía un retén de mafiosos; así fueras en autobus o en coche.  La pesca milagrosa, como en los campos de concentración  escogían a la gente, la clasificaban y desaparecían hasta el más pequeño inocente.
El ex presidente Alvaro Uribe, prometió hacer la guerra a la guerrilla y triunfó porque eso era lo que pedíamos  y deseábamos los colombianos: una especie de exterminio a los guerrilleros y las víctimas, le entregaron su corazón. El preparó el camino…
Ahora estamos aventajados, en marcha un proceso de paz. No seamos pobres de espíritu, acudamos a votar, mostremos al mundo que queremos una nueva realidad.
 El reto está en las urnas. Yo estaré al pie de una, velando por la transparencia y deseando que el triunfo -más que de un grupo político – , sea de continuidad del proceso de paz.  Como todos los colombianos, necesito prepararme para el post-conflicto, aprender a perdonar, el domingo podemos empezar.