40 días de Administración Trump, balance para LatAm

Que Trump en el poder ha generado un terremoto en las relaciones EE. UU. y America Latina, ya lo sabemos todos. Contrario al stablishment, el Presidente de la principal economía mundial ha llegado para inaugurar un nuevo tiempo en el que solo importa América para los americanos; bajo el lema “recuperar para América la grandeza perdida”; con proteccionismo económico, recorte d el peso del Estado y dando por finalizadas regulaciones que -a su juicio – asfixian la economía.

Asimismo y con poca diplomacia, Trump ha condenado la globalización optando por la negativa de estar en el Acuerdo Comercial y de Inversiones del Pacífico (TPP), su amenaza de acabar con el Nafta y, desde luego su apuesta por construir un muro con México no han sido indiferentes para el resto del mundo.

El experto, Aurelio García del Barrio, director del Global MBA con especialización en Finanzas de la prestigiosa escuela de negocios IEB desgrana los aspectos más relevantes de la relación Trump – LatAm. Os invito a leerlo:

México

Trump ha firmado la autorización para la construcción del muro entre este país y los Estados Unidos. El Presidente americano, no sólo quiere construir el muro, sino que sea su vecino del sur el que lo pague ¿conseguirá que México reembolse 100% del coste en el futuro?

El país ha mostrado un deterioro de los últimos meses, principalmente en lo relativo al tipo de cambio, crecimiento del PIB e inflación para este año, afectadas fuertemente por modificaciones en el entorno político y económico, con la llegada de Donald Trump a la Presidencia.

La expectativa de crecimiento económico para 2017 se revisa fuertemente a la baja, de 2.26% a 1.72% anual, afectada por un mayor deterioro en la actividad industrial y en las expectativas de inversión. En relación a los factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico de México en los próximos meses, las principales razones son la debilidad del mercado externo y la economía mundial, la incertidumbre cambiaria, la inestabilidad financiera internacional,  la plataforma de producción petrolera y el precio de exportación del petróleo.

Para este año no se espera que el peso se aprecie, y la paridad de cierre de 2017 puede estar en 20,89 pesos por dólar.

Respecto a la inflación, la mayor volatilidad en el tipo de cambio puede presionar al alza los precios, llevándolos a una tasa de cierre anual para 2017 calculan que los precios en 4,01%.

Se prevé que el Banco de México endurezca su política monetaria que puede llevar la tasa de interés a un 6,38 %, como dato de cierre de año.

Las armas del Gobierno para contrarrestar estos datos, se basan en el paquete económico 2017, el cual garantiza continuidad en el proceso de consolidación fiscal, un recorte del gasto corriente de 92 mil millones de pesos y un superávit primario de 0,4% del PIB. Así mismo, México cuenta con reservas internacionales de más de 174 mil millones de dólares, y la disponibilidad de la Línea de Crédito Flexible del Fondo Monetario Internacional por 84 mil millones de dólares.

Este paquete de medidas incluye la implementación de reformas estructurales, entre ellas la Energética, que tendrá un impulso adicional cuando se materialice la ejecución del Plan de Negocios de Pemex, el cual permitirá a la empresa mejorar su posición financiera y enfocarse en incrementar su productividad.

Centroamérica

Si Trump sigue adelante con todas las propuestas de inmigración, las remesas de los inmigrantes dejarán de llegar y eso repercutirá seguro en las economías de sus países de origen. Los más afectados serían Guatemala, El Salvador y Honduras, donde las remesas no autorizadas procedentes de EE. UU. podrían suponer hasta el 5,6%, el 8% y el 13,2% de sus respectivos PIB.  Hablar de emergentes en conjunto es una quimera, ya que hay grandes diferencias entre ellos:

Brasil

El séptimo país del mundo por el volumen de su PIB y el quinto por población, tiene previsto acabar 2017, saliendo de la recesión con un alza del 0,5% de su PIB. Como las principales fortalezas del país, podemos destacar el tamaño global de su economía y de su mercado doméstico, el aumento de su clase media, la diversificación de su economía, el robusto volumen de inversión extranjera, sus reservas de divisas y su moderada deuda externa. Por contra, el país presenta una inversión doméstica insuficiente, es vulnerable a los precios de las materias primas, tiene déficit de mano de obra cualificada además de presentar tensiones sociales y desigualdades que amenazan a su estabilidad.

Colombia

Lo peor que puede pasarle a Colombia en el gobierno de Trump es que comience una guerra comercial con países como China y México, creando un efecto contagio de crisis hacia todos los países emergentes. Es algo que impactaría en inversión, empleo, crecimiento económico y desarrollo.

Trump y América Latina ¿Desprecio y abandono?

“Make America Great Again” ¿Hasta qué punto la victoria de Donald Trump será crucial en las relaciones con América Latina? En pocas horas despierta América Latina y se encontrará una nueva pesadilla: Vivimos la de Venezuela con la opresión de Maduro, el pueblo colombiano enfrascado en cómo afrontar un proceso de paz digno tras la victoria del NO al Acuerdo de Paz impulsado por Juan M. Santos, Brasil con su crisis económico- política y, ahora una de las principales economías de la Alianza del Pacífico, México, afronta las duras amenazas del presidente número 45 de Estados Unidos. Pero, no hay que olvidar que México es su segundo mercado de exportación más grande del mundo, después de Canadá.

trump

Imagen eldiario.es

Estados Unidos también es segundo socio comercial de Chile.  El Tratado de Libre Comercio (TLC) firmado en 2003, fue el segundo acuerdo que EEUU pactó con un país del sur de América, tras el NAFTA, con Canadá y México. A éste habría que añadir el polémico Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), impulsado por Barack Obama, y en el que Chile es uno de los 12 países involucrados; siendo, además, uno de los tres latinoamericanos, junto con México y Perú.

Lo cierto es que América Latina no es prioritaria para EE UU. Trump no ha hecho manifestaciones concretas sobre las relaciones político-económicas con la región. Solo ha brillado por el tono despectivo para referirse a los latinos y la apuesta por una política migratoria “más estricta y militarizada”. No es un buen augurio para la región su corte populista y proteccionista a ultranza.

En el caso colombiano, se entra en un periodo de incertidumbre solo si apoyará el proceso de paz. Hasta ahora el presidente Obama había apoyado vehementemente las negociaciones de Santos, principal aliado internacional del Gobierno colombiano y había prometido 450 millones de dólares para el posconflicto.

Expertos en política internacional como César Augusto Niño señalan que “Trump podría afectar circunstancial y estructuralmente la relación diplomática entre Washington y Colombia teniendo en cuenta que ha dicho en varias oportunidades que va a revisar profundamente los acuerdos comerciales firmados hasta el momento. Pero esta decisión no le compete únicamente al presidente sino al congreso de los Estados Unidos”.

Cuba y Venezuela tampoco escapan a las amenazas de Trump.  Prometió ‘mano dura’ contra ambos regímenes, llegando incluso a esbozar una cancelación del acuerdo con La Habana, pese a que en el pasado se mostró a favor del fin al bloqueo de la isla.

Su campaña ha generado grandes heridas por sus controvertidas intervenciones y su falta de experiencia en gestión política. Quizá en la realidad no vaya a ser tan agresivo, tenga que rectificar en sus formas y, lo que viva América Latina, sea el abandono, desamor y olvido. Tristemente los latinos se han dividido y también han llevado al excéntrico magnate a la Casa Blanca. Quizá el voto latino que también le ha dado la victoria le haga reconsiderar su visión hacia la región. Hace falta ahora ver la hoja de ruta del impulsor del nuevo imperialismo norteamericano que en su primer discurso ha cambiado el tono y ha mostrado una forma más moderada al mundo.

Ciertamente debe afrontar retos internos importantes. Según expertos como Aurelio García del Barrio, profesor de IEB, la situación en el mercado laboral y la renta salarial (un 80% de los individuos no han visto incrementar sus salarios desde el 2008), explican en parte una frustración tan relevante, es eso precisamente lo que ha aprovechado Trump para apalancar su discurso.

A nivel interno “Existen retos importantes que la nueva administración debe afrontar: caída en el tamaño de la fuerza laboral, polarización de la distribución del ingreso, altos niveles de pobreza y baja productividad” y, respecto a política exterior, “Trump no es amigo de los acuerdos TPP (Tratado Trans Pacífico) y TTIP (Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones), y además pide la renegociación de NAFTA e imponer aranceles a México y China“, matiza García del Barrio.

Sígueme También en Mundiario