Colombia ¿La reválida del primer Acuerdo de Paz?

  • Transcurrido más de un mes desde que los colombianos dijeron NO al Acuerdo de Paz presentado por el Gobierno de Juan Manuel Santos, los negociadores anuncian una batería de medidas sobre los puntos más polémicos del Acuerdo, como la justicia transicional y la reparación a las víctimas, la precisión de la restricción de la libertad para quienes confiesen y colaboren abiertamente con la justicia, la participación en política de los guerrilleros o elegibilidad política, la consideración de narcotráfico como delito, la pérdida de soberanía en las zonas de concentración de los guerrilleros.
  • Álvaro Uribe, principal líder opositor, pide a Santos que los cambios anunciados no tengan alcance definitivo y sean puestos en conocimiento de voceros del NO y de las víctimas.

Tras la victoria del “Así NO”, que el pueblo colombiano en su mayoría manifestó el pasado 2 de octubre rechazando en plebiscito el Acuerdo de paz firmado por el Gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC el pasado mes de septiembre; esta media noche desde Cuba se han dado a conocer cerca de 60 cambios y ajustes en un Nuevo Acuerdo para la terminación del conflicto y la construcción de una Paz Estable y Duradera. Los representantes del equipo negociador, liderados por Humberto de La Calle lo han presentado como “un nuevo, incluyente y respetuoso” Acuerdo.

¿Qué es lo que ha cambiado?, ¿Se podría hablar de éxito del NO?  las redes sociales estallan en manifestaciones de los colombianos ante las reformas presentadas en La Habana bajo los hagstags #NuevoAcuerdoDePaz; #HayAcuerdoDePaz, #ColombiaDeAcuerdo. Más, hace falta tiempo para digerir los ajustes introducidos, no hay duda.

pastrana

A. Pastrana en reciente visita a Madrid explica las razones del NO

Los líderes opositores así lo han dejado ver. Álvaro Uribe ha manifestado “Pedí al Presidente Santos que textos que anuncian de La Habana no tengan alcance definitivo. Sean puestos en conocimiento de voceros del No y víctimas”. Por su parte, el ex presidente Andrés Pastrana y Marta Lucía Ramírez, líder del partido conservador, han manifestado la necesidad de tiempo para analizar las modificaciones con todos los sectores del NO y “discutirlos constructivamente”. 

El jefe negociador del Gobierno, De la Calle, explicaba desde Cuba a los colombianos “Dije que el acuerdo del 26 de septiembre era el mejor acuerdo posible, aunque era también susceptible de críticas (…) Hoy con humildad reconozco que este acuerdo es mejor en cuanto resuelve muchas de esas críticas e insatisfacciones. Su aceptación no va a ser unánime. Como tampoco lo fue en el primer Acuerdo. Pero esperamos que la base de apoyo que recoja lo haga más sólido”.

Por su parte, el presidente Santos ha agradecido a quienes aportaron ideas y propuestas. “Con ellas contribuyeron a lograr este nuevo acuerdo que ahora es DE TODOS”, en clara referencia a Álvaro Uribe, Pastrana y Ramírez. Además, al apoyo manifestado ya por EE.UU., a través de John Kerry, de respaldo al nuevo Acuerdo , aunque sin conocer aún el verdadero espíritu de Trump sobre el respaldo futuro al proceso.

Sin embargo, Santos enfatizó en su cuenta de Twitter Voceros del NO recibirán acuerdo a más tardar este domingo”. 

twit-santos

El comunicado manifiesta “El Gobierno Nacional y las FARC-EP atendiendo el clamor de los colombianos y colombianas por concretar su anhelo de paz y reconciliación, hemos alcanzado un nuevo Acuerdo Final para la terminación del Conflicto armado, que integra cambios, precisiones y aportes de los más diversos sectores de la sociedad y que revisamos uno a uno”.

Santos ha explicado a los colombianos los principales cambios del Acuerdo, argumentando que es el resultado de la revisión y ajuste del de Cartagena. Se reflejan propuestas e inquietudes del SÍ y el NO. Entre los principales puntos presentados están:

  • Ahora, Las FARC declararán y entregarán TODOS sus bienes y dinero para la reparación de víctimas, so pena de perder beneficios. Las FARC se compromete específicamente a reparar a las víctimas con sus fortunas ilegales, que hasta ahora habían negado. Si se busca que exista verdad, justicia y reparación esta es condición sine qua non. Las FARC argumentaba no tener dinero para reparar a las víctimas. Ha quedado demostrado lo contrario según las investigaciones difundidas por los medios de comunicación.
  • Toda la información sobre el narcotráfico debe ser entregada por las FARC de manera detallada para atribuir responsabilidades. A diferencia del primer Acuerdo, ahora se establecerán filtros para determinar si un guerrillero puede recibir beneficios de indulto y amnistía incluso por narcotráfico, o negar ese beneficio.
  • Se establece los espacios territoriales específicos para el cumplimiento de las sanciones con un tamaño máximo a las zonas veredales, los periodos de ejecución de las acciones reparadoras, la precisión del lugar de residencia, los mecanismos de monitoreo y la regulación del sistema de autorización para los desplazamientos por fuera de las zonas. Hasta ahora se criticaba que en el primer Acuerdo El Estado renunciaba a su soberanía en las zonas veredales transitorias donde se concentrarán los guerrilleros. Se cuestionaba en este caso que se pueda perder soberanía y se esté entregando territorio a la guerrilla, tal como ocurrió en el año 2000 con la zona del Caguán.
  • Impunidad. Las penas se mantienen hasta 20 años de prisión efectiva para quienes no colaboren y reparen y, se aplican por igual a guerrilleros, militares y agentes del Estado responsables de crímenes en el conflicto y a civiles que fueron determinantes en la guerra.
  • Elegibilidad política. Todos los miembros de las FARC, incluso los máximos jefes, pueden ser elegidos para ocupar cargos públicos o de elección popular a pesar de que tengan condenas por delitos de lesa humanidad y de guerra. Este punto seguirá generando polémica. Es uno de los temas más criticados por líderes de la oposición y por los del No.
  • Los acuerdos se respetarán, pero podrán modificarse.El contenido de los acuerdos no será integrado al bloque de Constitucionalidad por derecha. Eso significa, de alguna manera, que las partes admiten que lo negociado es susceptible de todos los controles que establece la democracia.  El Congreso para llevar a cabo los cambios legislativos relacionados con el cumplimiento del acuerdo.  La revisión de las Cortes, especialmente de la Constitucional, podrá introducir modificaciones.

La versión integrada -es decir la que incluye las modificaciones en el acuerdo pasado- se conocerá la próxima semana. Las medidas anunciadas demuestran una vez más que más allá de que no hay justicia perfecta, el primer acuerdo presentado por Santos superaba las imperfecciones. Aún es posible buscar una hoja de ruta de la paz que responda a la dignidad que merecemos los colombianos, para afrontar el postconflicto con ilusión y un firme compromiso de que es la senda correcta. El Acuerdo no es el triunfo de Santos, quien ya se lleva el Nobel de Paz; el Acuerdo debe ser el reflejo de la voluntad del pueblo colombiano. Aún se puede mejorar,  sin duda este es el camino!

el-mundo-1

El Mundo, 14 de noviembre 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s