Santos: nuevo tiempo para la paz

  • La vieja Colombia murió el 9 de abril de 1948: la nueva no ha nacido todavía”  William Ospina

Juan Manuel Santos asume hoy la Presidencia de la República de Colombia por segunda vez. Ante más de 2000 invitados y los 48 millones de colombianos deberá reiterar que los nuevos cuatro años en el poder son el camino a la paz, su gran desafío y el sueño de millones de compatriotas.

La nuestra no es una historia fácil. Superamos una dura batalla partidista que llevó consigo trescientos mil muertos entre los años 50 y 60, con el Frente Nacional y la violencia desatada por la muerte del gran Jorge E. Gaitán, el símbolo de un liberalismo que en aquellos años revolvió a Colombia.

Luego llegaron 50 años de guerrilla y narcotráfico, momentos terribles de violencia que – entre otros hechos de impunidad – apagaron la voz de uno de los más conocidos líderes del liberalismo, Luis Carlos Galán, quien bajo el claim “Ni un paso atrás, siempre adelante”  intentaba también acabar con la corrupción, el narcotráfico y la violencia (http://goo.gl/v6PYw2); el éxodo rural y el desordenado crecimiento de las ciudades con mucha pobreza, marginalidad y penuria de los campesinos e indígenas desplazados con la miseria a cuestas. Ahora el reto es construir el camino del postconflicto.

Aun muchos creen que Santos va por la senda equivocada, que tiende las dos manos sin el resquemor propio de los colombianos, ese sentimiento de dudar porque nacimos y crecimos con la violencia. Tendemos a sentir una terca necesidad que nos impide convencernos de que las cosas no van mal.

Ahora va mejor, SI. Colombia crece más del  cuatro por ciento, sin negar la desigualdad en muchas regiones y la necesidad de mejorar en educación, sanidad e infraestructuras, los inversores quieren más al país de Macondo. Pasemos página a tantos años de soledad, rescatemos del olvido a otros grandes que Colombia es más que Gabo.

Aprendamos de los errores, con la humildad de Marco Fidel Suárez, la entereza de Maria Cano, la belleza de la poesía de Porfirio Barba Jacob, la pintoresca Colombia de Alvaro Mutis. No les matemos de nuevo en el olvido; rescatemos lo mejor del pasado para visionar el futuro y como el título del libro del escritor William Ospina “Pa que se acabe la vaina”, Sr. PRESIDENTE SANTOS los que le apoyamos lo hicimos por la paz. Ahora es usted quien debe dar un paso al frente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s