Honduras: cita en las urnas

Con 85 muertes violentas por cada 100.000 personas, Honduras ostenta el récord de país más violento del mundo fuera de las zonas de guerra, según el Observatorio de la Violencia de la Universidad Autónoma de Honduras. Este país fracturado tras el golpe de Estado del 29 de junio del 2009, contra Manuel Zelaya, afronta hoy elecciones generales.

Dos candidatos son los favoritos a la presidencia, Juan Orlando Hernández, abogado de 45 años que encarna el continuismo del modelo neoliberal por el Partido Nacional, en el poder actualmente. Hernández, ha sido presidente del Congreso en el Gobierno actual, post-golpe y Xiomara Castro, por el partido Libertad y Refundación (LIBRE), ex primera dama de 54 años que aspira a ser la primera presidenta de Honduras con una popularidad ganada a pulso en las protestas callejeras luego de que su marido Manuel Zelaya fuera derrocado por una alianza militar, empresarial y política de derecha.

A estos comicios están convocados unos 5.4 millones de electores para elegir al sustituto del presidente Porfirio Lobo, 128 diputados y 298 alcaldes para los próximos cuatro años.

La elección tiene lugar en un escenario sin precedentes: está en jaque el bipartidismo. Frente al Partido Nacional y el Partido Liberal, que gobernó por más de un siglo y en el que militaba Zelaya; se presenta un récord de nueve partidos políticos, cuatro surgidos tras el golpe. El Partido Liberal, mayoritario en el país hasta 2009 y ahora encabezado por Mauricio Villeda, quedaría como tercera fuerza política, erosionada después de haber dado la espalda a su líder.

Honduras es considerado el país – sin conflicto bélico – más violento del mundo y uno de los cuatro más pobres de América Latina, junto con Haití, Bolivia y Nicaragua. El mapa macroeconómico y social del país es triste: una deuda pública de 5.606 millones de euros), un elevado déficit fiscal del 6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), una tasa de pobreza que supera el 70 por ciento de los 8,4 millones de hondureños. A ello se suman los carteles de la droga con decenas de pistas aéreas clandestinas y las pandillas controlan barrios enteros, donde cobran el impuesto de guerra (extorsión).

Hernández, que hizo de la seguridad su bandera de campaña, promete acabar la violencia con la Policía Militar, que ya tiene desplegados 1,000 efectivos de los 5,000 previstos para los comicios; Castro propone enviar a los militares a guardar las fronteras para frenar el tráfico de drogas y combatir las pandillas con policía comunitaria.

Te recomiendo:

http://www.dw.de/honduras-el-fin-del-bipartidismo/a-17237477

http://www.dw.de/qué-verá-en-honduras-la-misión-de-observación-electoral-europea/a-17130082

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s